Inteligencia Artificial - Historias - Andreu World
Autores
22/10/19

Inteligencia Artificial

¿Puede usted pensar en un objeto donde descansar su cuerpo sentado sin que le condicione el conocimiento y la experiencia de las sillas que conoce, incluso sin que el propio concepto de silla marque fronteras? Este es el tipo de reto que en muchas ocasiones los diseñadores se proponen para estimular la creatividad, y no es tarea fácil. 

¿Quién podría llevar a cabo una tarea así? ¿Dónde podemos encontrar ese tipo de inteligencia ajena a nuestros arquetipos culturales? ¿Quizá una inteligencia extraterrestre? Pero, aunque estemos rozando la ciencia ficción, no hace falta traspasar la frontera de la fantasía.

Philippe Starck se ha atrevido a imaginar otra manera de diseñar. Presume de no tener ordenador porque su creatividad se vería constreñida al entorno y los procesos que otros seres humanos han imaginado que podía necesitar. Sin embargo, sí le ha interesado trabajar con una nueva colaboradora: la inteligencia artificial. Aquí no se trata de un entorno estanco que obedece y ejecuta las órdenes del humano sino que responde generando sus propias propuestas. La silla A.I. es el fruto de esta colaboración. 

 

 

andreu_world_chairpedia_inteligencia_artificial 

 

 

 

El diseñador no ha proyectado el objeto sino que ha perfilado el briefing y las necesidades de producción por modelado de inyección de la empresa Kartell. Ha sido una inteligencia artificial la que ha aportado las soluciones a través de algoritmos de diseño generativo. Básicamente ha respondido a la sencilla pregunta: ¿sabe cómo podemos descansar nuestros cuerpos utilizando la menor cantidad de material?, sin influencias, sin recuerdos, solo con su propia inteligencia matemática. Y ha sido capaz de simular posibilidades en un tiempo record hasta proponer la más óptima.

La imaginación se me dispara. ¿Qué será capaz de crear esta nueva colaboradora que la inteligencia humana no pueda llegar a imaginar? ¿Qué sucederá cuando esta inteligencia no sólo alcance las competencias racionales sino también las emocionales, cuando sea capaz de sentir, tener personalidad o preferencias?
Starck alguna vez ha dicho que su trabajo es inútil, y esta afirmación ahora se me antoja profética… ¿estará jugando con fuego al abrirle la puerta a la diseñadora que podría superar a la creatividad humana y a la inteligencia natural? ¿Cuál será entonces el papel del diseñador? ¿Nos dirigimos hacia un futuro utópico o distópico del diseño?

El diseñador francés Philippe Starck (París, 1949) podría llenar por si solo una Sillipedia con todos los asientos que ha diseñado desde que comenzó su carrera en los años 80. Siempre ha ido por delante de los demás, con el empleo de la tecnología y también con la sostenibilidad y el diseño democrático como discurso, sin dejar de hacer proyectos tan exclusivos como futuristas. Ha trabajado para la NASA, Axiom Space, Virgin Galactic o Steve Jobs, para quien diseñó un yate no menos galáctico. En 2019 presentó A.I. como “la primera silla que no ha sido diseñada por un humano”. Para su “materialización” se utilizó software de Autodesk.
 
subir