Un ready-made para sentarse - Historias - Andreu World
Autores
23/05/18

Un ready-made para sentarse

¿Puede cualquier objeto convertirse en un asiento? Si tenemos en cuenta que un asiento es cualquier lugar, objeto o mueble en el que apoyar las posaderas con el propósito de sentarse, podemos decir que sí.
Desde que llegó Marcel Duchamp con sus objets trouvés o ready-mades (objetos ya existentes que son transformados para darles un significado totalmente distinto), todo es posible. El francés abrió la veda. Pero con la llegada de las teorías sobre la semiótica (en las que se estudia los signos y los símbolos como instrumentos de comunicación cultural) y del movimiento posmoderno, se cree que los objetos están imbuidos de simbolismo y por lo tanto los usuarios pueden establecer relaciones psicológicas entre ellos. 

 

 

 

 andreu_world-chairpedia_consumers_rest

 

Así es como Stiletto (pseudónimo del diseñador alemán Frank Schreiner) consiguió con su receta humorística convertir un simple carrito de la compra en una silla. ¡Y no! No hablamos de ese espacio diminuto y convertible que incluyen estos vehículos en el que sentar a los niños mientras los padres hacen la compra. Hablamos de una silla de edición limitada que ha acabado en colecciones de museos por dos motivos fundamentales. Por la transformación de su estatus cultural, es decir, de objeto cotidiano a objeto único. Y por su irónico planteamiento en el que un carrito de la compra de un supermercado puede ser un símbolo representativo del consumismo voraz de una economía liberal.

¿Y cómo lo hizo su autor? Tomando uno de estos aparatos, abriendo su parte frontal delantera para colgar libremente las piernas, curvando hacia el exterior la parte superior de los laterales para reposar los brazos y cubriendo asiento y respaldo con un plástico transparente para garantizar un mínimo de comodidad. Conclusión: en cualquier objeto puede subyacer la idea de asiento.

 

 
subir