A la sillita de la reina - Historias - Andreu World
Autores
15/05/18

A la sillita de la reina

Cuando era pequeña las niñas jugábamos a A la sillita de la reina: un juego popular que como recurso lúdico no estaba mal, puesto que no nos hacía falta ningún tipo de objeto como canicas, cuerdas, pelotas, peonzas o pañuelos. Era muy sencillo: dos niñas se cogían de las manos (mejor de forma cruzada, es decir, mano derecha con mano derecha y viceversa) y una tercera se sentaba en el hipotético trono resultante, agarrándose al cuello de las otras dos mientras era columpiada. Era una especie de carrera en la que la “reina” debía alcanzar una lejana meta junto a sus dos “súbditas” al tiempo que se entonaba una canción. Aunque tiene muchas variantes o versiones, decía algo así:

A la sillita de la reina
que nunca se lava,
que nunca se peina.
Un día se peinó
cuatro pelos se arrancó
un, dos, tres, cuatro…
Y la silla se rompió!

 

andreu_world-chairpedia_sillitareina

Es difícil saber el origen de estos juegos populares que se transmiten oralmente de generación en generación y que echamos de menos con la próspera revolución tecnológica. ¡Qué sabio fue Pieter Brueghel el Viejo al plasmar en 1560 más de ochenta de esos juegos infantiles que quedarán para la posteridad!

 
subir