Etiqueta - Andreu World - Página 5
Autores
silla

La mejor silla

Raül, diseñador industrial, nacido y formado en Barcelona, pero con un master en el Royal College of Art de Londres, y su mujer, Candelaria, interiorista de Gran Canaria, querían obsequiar a su hija con algún objeto doméstico como regalo de boda. Al preguntarle qué deseaba, Helena les contestó que una silla para su mesa de trabajo. Les dejaba escoger, pero les pedía la mejor silla, la más cómoda, la más práctica, la más anatómica… y la más moderna. Buscando el asiento más idóneo, los padres refrescaron sus conocimientos revisando catálogos, visitando tiendas y...

San Atilano en su silla

Como el aragonés es hombre pacífico y hogareño, nada más típico que las “auroras” que se cantan en Tarazona al glorioso San Atilano, patrono de la ciudad, y que presentan al varón celestial sentado en su silla: “Tarazona se llena de gozo porque tiene un hijo de fe y religión que se llama glorioso Atilano y que nos acoge con su protección. Feliz situación: lo tenemos sentado en su silla en la propia casa en donde nació”

Manuel de Falla y su búnker de sillas

Manuel de Falla, el compositor español, era muy hipocondríaco. No tenía una complexión fuerte, pero además sufría de pequeños trastornos (cefaleas, desarreglos digestivos, y dolores reumáticos). Era tan aprensivo que tenía incluso miedo de los abrazos enérgicos que le propinaba el pintor Zuloaga, que era un vasco de fuerte complexión.Zuloaga contaba cómo fue a visitar a Falla en Granada, y la hermana del músico le advirtió que no se acercase a abrazarle, porque estaba muy débil. Zuloaga se lo encontró rodeado de sillas, protegido en un verdadero búnker,...

Luis XIV anuncia "sentado" su matrimonio con Madame de Maintenon

El palacio de Versalles –donde triunfó Molière- había sido concebido como un fabuloso escenario. La propia vida del rey era un espectáculo. A Luis XIV le gustaba tanto vivir en público que permitía el acceso a palacio de cualquier extraño que quisiese asistir a las ceremonias de la vida real: el despertar del Rey, el almuerzo o los paseos al aire libre. Así se permitió anunciar su matrimonio con Madame de Maintenon, sentado en su silla de negocios (un eufemismo que hace referencia a la más elemental de las comodidades). Para penetrar en las estancias reales...

Una silla para el sombrero

Una de las normas de la etiqueta hispánica, cuando se “rendían” visitas, era demostrar gran admiración por el sombrero del visitante. Los árabes y los judíos que habitan las ramas de nuestro árbol genealógico podrían explicarnos cumplidamente las razones de esta costumbre oriental. “La cortesía que se rinde al sombrero de un caballero particular -observa el gran viajero Richard Ford- es notable, sobre todo entre la gente bien de provincias: no se le permite tenerlo en la mano, ni dejarlo en el suelo. El atento dueño de la casa se esmera en este rito de...

Tome usted dos asientos

Charles de Morny fue un famoso político y banquero francés, emparentado con toda la aristocracia (hermanastro de Napoleón III). Para explicar sus orígenes decía, cínicamente: En mi familia somos bastardos de padres a hijos.Soy biznieto de un rey, nieto de un obispo, hijo de reina y hermano de un emperador. El hizo honor a la descendencia de la familia, dejando numerosos bastardos: unos bien comprobados y otros atribuídos por la leyenda, como Sarah Bernhardt. Inspiró a Zola el personaje de Monsieur de Marsy en la novela Su Excelencia Eugène Rougon. Se cuenta...
subir