La silla que se lleva a todas partes - Historias - Andreu World
Autores
06/02/18

La silla que se lleva a todas partes

¿Quién no ha ido a la playa o al campo llevando una de esas sillas de tubo de aluminio baratas, plegables, que no pesan, no se oxidan, se pueden almacenar y transportar sin esfuerzo? ¿Este modelo omnipresente en los campings es realmente un diseño bonito y cómodo? Pues no demasiado.
La curva de la patas las hace inestables y vuelcan cuando el usuario se inclina a un lado. El barrote de la parte de atrás se clava en las posaderas y el de delante en la parte posterior de los muslos cortando la circulación. El trenzado de tiras de nylon termina por abrirse con el uso. Se reparan con dificultad y el viento se las lleva cuando sopla con fuerza. 
Aun así, es uno de los diseños anónimos más populares del mundo. Apareció en el mercado norteamericano en los años cincuenta cuando el fabricante de aluminio Alcoa pensó que debía encontrar una salida a su abundante producción de tubo experimentada durante la Segunda Guerra Mundial. 

 

 

andreu_world_chairpedia-chaireverywhere 

 

A pesar de su defectuosa ergonomía fue la silla oportuna en el momento oportuno convirtiéndose en un artículo imprescindible para las familias de postguerra que se disponían a vivir el sueño americano consistente en residir en las afueras de la ciudad.  Era la silla omnipresente en las barbacoas, las fiestas de amigos en el jardín y las playas. Y todavía lo es. Incluso se la ve en las calles de los pueblos y ciudades durante las calurosas noches de verano cuando la gente saca las sillas de casa y se dispone a charlar con los vecinos. 
En los años cincuenta Alcoa publicitaba este modelo argumentado, que era la silla que “te acompaña a todas partes” y dirigiéndose al mercado femenino, defendía sus ventajas para las amas de casa que, en adelante, no necesitarían a un hombre para llevar las sillas al jardín. 
Con el tiempo esta silla se ha convertido en un modelo universal y sus prosaicas prestaciones superan con creces sus incomodidades. Es una silla para gente práctica que considera que el precio y la función son más importantes que la belleza o que dispone de modelos más sofisticados que permiten permanecer largas horas sentado.  Sí, esta silla te acompaña a todas partes, pero no por mucho rato. 

 

 
subir