Una silla para el sombrero - Historias - Andreu World
Autores
12/04/17

Una silla para el sombrero

 

Una de las normas de la etiqueta hispánica, cuando se “rendían” visitas, era demostrar gran admiración por el sombrero del visitante.

chairpedia_andreuworld_achairforahat

Los árabes y los judíos que habitan las ramas de nuestro árbol genealógico podrían explicarnos cumplidamente las razones de esta costumbre oriental. “La cortesía que se rinde al sombrero de un caballero particular -observa el gran viajero Richard Ford- es notable, sobre todo entre la gente bien de provincias: no se le permite tenerlo en la mano, ni dejarlo en el suelo. El atento dueño de la casa se esmera en este rito de hospitalidad fundamental, coge el sombrero -salvando cualquier débil resistencia de su huésped-, lo deja sobre un cojín o lo coloca encima de una silla reservada para él... El viajero, si quiere ser muy cumplido y muy formal (palabra  ésta que no tiene el mismo significado quisquilloso que en inglés) debe recordar que, cuando un español vaya a visitarle a su casa, tiene que quitarle el sombrero nolens volens -si quiere mostrarse atento- y ponerlo, como si fuera un cristiano, en una silla para él sólo”.


 

subir