La silla "and the rabbit speaks" - Historias - Andreu World
Autores
17/11/17

La silla "and the rabbit speaks"

Hace muchos años, a principios de los noventa, en una visita al estudio del Ron Arad en Candem Town (Londres), él me enseñó muy contento una silla que acababa de diseñar y estaba ya terminada. Se llamaba “And the rabbit speaks” y consistía en una gran caja de madera, con sinuosa forma de asiento, que se abría como el estuche de un violín y dentro de ella encontrabas otra silla diseñada con la misma silueta que la caja. La idea, según me contaba, era que las sillas viajaban normalmente en grandes cajones de madera que las protegen, y cuando llegan a su destino, la gente usa esos mismos cajones de transportista, se sienta encima de ellos, entonces, ¿por qué no darles directamente a esos cajones de embalaje  también forma de silla? Me pareció entonces, y todavía me parece, una idea genial y de lo más intrigante. 

andreu_world-chairpedia-rabbitspeaks

 

La única pega que le puse era la incomodidad, la silla en cuestión sería una silla dura e incómoda. Y entonces Ron me dijo algo que siempre he tenido presente a lo largo de mi carrera: “Pero qué tonterías dices, ¡la idea de confort es una ilusión!”, me dijo, “si tu estás sentado en un restaurante en buena compañía y delante de un delicioso plato de espaguetis, no te acuerdas de si la silla en la que estás sentado es o no es cómoda, ni siquiera piensas en ella”. Muchas sillas he visto desde entonces y muchos platos de espaguetis también, por desgracia no siempre con tan buena fortuna.
subir