La antigua corte española, y el encargo de vigilar la silla - Historias - Andreu World
Autores
12/04/17

La antigua corte española, y el encargo de vigilar la silla

El protocolo de la corte española llegó, en el Siglo de Oro, a excesos sólo  superados en la Viena de Francisco José.  Una dama española honrada debía mantener siempre ocultos sus pies. 

 

theoldspanishcourt […]-600x600px

 

Y las exigencias de la etiqueta cortesana en este punto llegaban a tales extremos que nadie podía hacer referencia a los pies de la reina, so pena de incurrir en grave desacato. Quizás podríamos encontrar aquí la influencia de la tradición semítica. Y la verdad es que nuestros reyes vivieron tan sujetos a las normas de la corte como pudiera estarlo el Sumo Sacerdote a las reglas del culto. De Felipe III  se cuenta, por ejemplo, que estuvo a punto de morir abrasado sin que nadie acudiese en su auxilio: ¡no estaba presente el funcionario encargado de vigilar la silla real!
La etiqueta llegaba, naturalmente, hasta la muerte. Y como los españoles solían enterrarse con hábito monástico, no faltó un escritor francés que se asombrase del hecho de que “en España sólo morían los curas y las monjas”.
 
 
subir