En el Boudoir - Historias - Andreu World
Autores
02/08/17

En el Boudoir

 

En la Italia de 1911 causó sensación un cartel de Marcello Dudovich para la casa Borsalino, célebre fabricante de sombreros para caballero. Sus producciones de lujo, comercializadas bajo la marca Zenit, ejemplifican como ningunas la atmósfera de un mundo exclusivo que poco después desaparecería con el estallido de la Primera Guerra Mundial. El cartel de Dudovich, con predominio de tonos amarillos, muestra una silla rococó con un sombrero bombín, unos guantes de caballero y un bastón. ¿Qué hacen ahí estos complementos? ¿Quién es su dueño? Por el entorno elegante y refinado, todo el mundo entendió de qué se trataba: son la evidencia de que un hombre de buena posición (evidentemente, un respetable burgués, un hombre casado, uno de los pilares de la sociedad) ha ido a visitar a una femme-de-monde (su amante secreta, prostituta de lujo o mantenida). Habrá colgado su abrigo en un rico perchero, o lo habrá entregado a la criada de la cortesana, tras lo cual, con la familiaridad de quién se encuentra a salvo en terreno amigo y conocido, ha dejado en la silla sus efectos personales, incluido el exclusivo sombrero Borsalino, y se dispone a entregarse a una velada placentera. 

andreu_world-chairpedia-boudoir 

 

En el origen del cartel comercial moderno se usó y abusó de la imagen de la mujer. Muchas veces el producto estaba ausente, y el único reclamo era la figura femenina, serpenteante y seductora. A principios del siglo XX los cartelistas germánicos, como Lucian Bernhard, crean el Sachplakat o cartel objetual: basta con dibujar el producto y la marca comercial sobre un fondo neutro. El hallazgo de Dudovich en este cartel consiste en prescindir de la figura pero mantener su presencia evocativa.
La silla, que ocupa la mayor parte de la imagen, es sólo una peana para resaltar como un trofeo el sombrero de los hombres elegantes que vivían una existencia de lujo y placer. Poco después este mundo de la Belle Époque dio paso a otras realidades a las que se adaptaron los carteles de Marcello Dudovich.

 

 

 

 
subir